Conéctate con nosotros

Especiales

Crónica de un compacto anunciado

Publicado

en

En el mundo pocas industrias han reflejado de forma tan clara el razonamiento y creencias de una cultura como lo ha hecho el automovilismo. Si bien en sus inicios la producción de automóviles estuvo concentrada en las viejas potencias, con el tiempo llegaron nuevos contendientes con ideas distintas de lo que un auto debería de ser.

Cuando Estados Unidos, Alemania, Francia, Inglaterra e Italia dejaron de ser los únicos que podían decirle al mundo como funcionaba la movilidad en cuatro ruedas comenzó a surgir una tendencia que hoy ha fortalecido a países como Japón, China y Korea.

Esa tendencia fue la de conocer bien a tu enemigo y mejorar su tecnología a través de la disciplina. Es un camino muy atractivo para un mercado globalizado, pero tal vez el éxito de los países asiáticos y europeos al momento de desarrollar un auto compacto no tiene que ver tanto con la superioridad en investigación e ingeniería sino con las circunstancias que se vivieron al finalizar la 2da Guerra Mundial.

Fiat 500

Fiat 500

Mientras Estados Unidos gozó del crecimiento económico posterior a la guerra muchos países de Europa y Asia quedaron diezmados a nivel económico, siendo obligados no sólo a reconstruir sus ciudades sino a cambiar su estilo de vida radicalmente.

La carencia de combustible, acero y otros componentes indispensables en la industria automotriz los obligó a pensar en formas más eficaces y mesuradas de fabricar vehículos dando así vida al segmento de autos compactos.

Los consumidores estadounidenses demandaban autos grandes con potentes motores, sin reparar en gastos y eficiencia de combustible, el resto del mundo tenía que atender las necesidades de movilidad de ciudadanos que no podían darse esos lujos, pues además del racionamiento de combustible, el estilo de vida de las personas debía ser más práctico y funcional.

Durante los años 50 y 60 la industria automotriz global operó de esta forma hasta que la crisis petrolera de los 70 y 80 obligó a la industria estadounidense a ver lo que en Europa y Asia había estado ocurriendo desde hace 20 años.

Asia y Europa habían adoptado eficientemente el pensamiento que hoy los mantiene en el liderazgo de los autos compactos, maximizando espacio, eficiencia de combustible y manejo. No es coincidencia que para algunas marcas la mejor forma de adaptarse a esta tendencia haya sido adquirir productos de estos países y venderlos como propios.

Opel Corsa 1995

Opel Corsa 1995

Conforme el proceso de adquirir un vehículo se ha puesto al alcance de más personas también la diversidad de soluciones de movilidad, por otro lado el uso de combustibles fósiles se ha vuelto una prioridad haciendo que distintos fabricantes busquen resolver de distintas formas esta tendencia.

Toyota Yaris HB 2018

Toyota Yaris HB 2018

Los días de los grandes autos con potentes motores no han muerto, sólo se han convertido en un nuevo segmento, sin duda ahora el liderazgo lo tienen los autos compactos y promete seguir a la alza.

Leer más
Publicidad
Clic para enviar comentario

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Especiales

Hot Wheels tu primer auto

Muchos jugaron con ellos, otros los sometieron a las pruebas más extremas y aún así, estos juguetes sobreviven comenzando a sembrar generaciones de fanáticos de los autos que recuerdan con nostalgia el que fue su primer auto.

Publicado

en

Muchos jugaron con ellos, otros los sometieron a las pruebas más extremas y aún así, estos juguetes sobreviven comenzando a sembrar generaciones de fanáticos de los autos que recuerdan con nostalgia el que fue su primer auto.

Por más de cinco décadas Hot Wheels ha proporcionado juguetes con autos que encienden el espíritu desafiante en cada niño y sistemas de pistas extremas.

Hot Wheels nació cuando el cofundador de Mattel, Elliot Handler desafió a su equipo de diseño, que incluía un diseñador de automóviles de General Motors y un científico de cohetes para crear un automóvil de juguete que fuera atractivo y entretenido.

Handler quedó tan impresionado con el innovador diseño y de las nuevas ruedas del automóvil que su primera respuesta cuando lo vio rodando por el piso fue: Eso son verdaderas Hot Wheels.

Tomando en cuenta el furor que existía en esos años alrededor de los autos creados en Detroit se establecieron acuerdos para recrear los Muscle Cars de los tres grandes fabricantes de automóviles de Estados Unidos, junto con una suspensión independiente patentada para complementar el diseño rápido de las ruedas.

El primer Hot Wheels Custom Camaro llegó a las tiendas en mayo de 1968. Fue seguido rápidamente por otras 15 máquinas de velocidad escala 1:64. Esta primera edición de autos se conoce como “Sweet 16” y ahora figura entre los vehículos de juguete más valiosos y coleccionables jamás fabricados.

La fórmula del éxito

El equipo de diseño de Hot Wheels sabía que la clave del éxito de la marca estaba en la velocidad de los autos. Los niños querían que sus autos fueran rápidos y el equipo de diseño lo entregó. 
La suspensión en los autos Hot Wheels originales utilizaba una cuerda de guitarra de calibre grueso como eje, que cuando se lubricaba y se unía con un cojinete de plástico único, permitía que las ruedas rodaran y giraran libremente con una fricción mínima. 
Otro de los ingredientes clave fue hacer que los autos fueran llamativos, logrados a través de los trabajos de pintura únicos “Spectraflame” que lucían los autos. Al pulir las carrocerías hasta lograr un brillo casi espejo y pintarlas con una pintura transparente de color, el resultado fue un acabado metálico color caramelo como nunca antes se había visto. 
Los Hot Wheels realmente influyeron en la cultura del automóvil y el diseño de automóviles en el mundo real mediante la creación de autos de juguete que se veían radicalmente diferentes de cualquier otra cosa, de hecho su aterrizaje más habitual es en la cultura del tuning donde muchos fanáticos han recreado en escala real estos bólidos.

Leer más

Especiales

SIM Racing la nueva forma de ser veloz en línea

Los juegos de simulación de carreras de autos no son nuevos, desde finales de los años 80 comenzaron a ser una tendencia que fue cobrando seriedad conforme se fue masificando, si bien algunos eventos en específico como el GT Academy de Nissan han popularizado esta práctica, los recientes sucesos con el COVID-19 han puesto los reflectores en esta disciplina.

Publicado

en

Los juegos de simulación de carreras de autos no son nuevos, desde finales de los años 80 comenzaron a ser una tendencia que fue cobrando seriedad conforme se fue masificando, si bien algunos eventos en específico como el GT Academy de Nissan han popularizado esta práctica, los recientes sucesos con el COVID-19 han puesto los reflectores en esta disciplina.

El SIM Racing o Simulator Racing es una de tantas variantes de los Esports, que han demostrado ser un negocio lucrativo en varios deportes y el automovilismo no es la excepción, pero ha sido su inclusión en campeonatos oficiales y la participación de figuras destacadas de la F1 lo que ha hecho una gran diferencia.

Desde su origen, y conforme ha avanzado la tecnología, los simuladores de carreras han buscado llevar la competencia al mundo digital buscando ofrecer una experiencia lo más apegada a la realidad, desde los trazados de famosas pistas mediante escaneos láser que permiten tener una precisión milimétrica, hasta el comportamiento de los diferentes autos, llantas con sus componentes y variables climatológicas.

Pero conforme estos aspectos han evolucionado también las diferencias entre los videojuegos de entretenimiento como Gran Turismo o Forza Motorsport y las plataformas de simulación como iRacing o Race Room.

Diferencias de un videojuego y un simulador

En sentido estricto es su apego a la realidad y las variables de conducción lo que los separa, mientras que los videojuegos buscan hacer de la experiencia algo divertido, para jugadores con habilidades básicas o avanzadas, los simuladores requieren una atención, práctica y experiencia para entender la dinámica de manejo.

Eso no significa que uno u otro tengan menor mérito así como ha sucedido, que la FIA ha incorporado el juego de F1 como parte de un campeonato oficial, también pilotos como Max Verstappen o Fernando Alonso han incursionado en esta disciplina a través de dichas plataformas y de iRacing.

Otra gran diferencia son las superficies de control para participar, si bien existen volantes, pedales, asientos, shifters y más para hacer lo más real la conducción, los costos de estos accesorios van en función de la calidad y sensibilidad de componentes donde incluso fabricantes como Momo Racing o Sparco han creado productos para este nicho.

Uniéndose al SIM Racing

Para comenzar a formar parte de esta disciplina lo mejor es comenzar por plataformas amigables de algún videojuego, ya sea de consolas como Xbox o Playstation hasta algunos juegos para PC, ya que cada uno de ellos ha desarrollado salas de juego en línea que frecuentemente tiene campeonatos y torneos para conocer la dinámica de competencia.

Incluso la F1 y GT Academy tienen en estos espacios áreas de clasificación para ponerse más serios, pero en realidad los espacios de competencia profesional han avanzado más en el campo de PC donde se desarrollan la Porsche TAG Heuer Supercup o la eNASCAR con rondas de clasificación más estrictas y donde es frecuente ver a uno que otro piloto profesional.

De hecho esto último es lo que más atención a puesto a los eSports pues a diferencia de otras disciplinas, las habilidades necesarias para ser un campeón en SIM Racing son muy cercanas a las de la vida real, que a diferencia del Fútbol Soccer, una gran figura en la vida real no necesariamente es hábil en el mundo virtual.

Además a ello se suma la posibilidad de competir con verdaderos campeones en un entorno seguro y con costos más accesible a una carrera en el automovilismo, y sin restricción de edad.

Los eSports llegaron para quedarse, conforme los patrocinios y la cobertura mediática crezca será una nueva posibilidad de disfrutar el automovilismo.

 

Leer más

Especiales

Un poco de música para conducir al límite

Para muchos fanáticos de los autos no hay mejor sonido que el rugir de los motores al manejar, pero la experiencia de velocidad siempre puede ser enriquecida por un buen soundtrack, principalmente cuando ha sido creado con ese objetivo.

Publicado

en

Para muchos fanáticos de los autos no hay mejor sonido que el rugir de los motores al manejar, pero la experiencia de velocidad siempre puede ser enriquecida por un buen soundtrack, principalmente cuando ha sido creado con ese objetivo.

Pues bien estos son algunos de los artistas que en sus ratos libres profesan amor a los autos y en algunos casos son sus más grandes inspiraciones. “OJO” no se trata de música que habla de autos sino eso que quieres escuchar mientras pruebas el límite de una maquina veloz.

The Crystal Method

Si has jugado algún videojuego de autos has escuchado a esta banda, y es que su música ha formado parte de diversas ambientaciones de entretenimiento, además de que los integrantes se han declarado fanáticos de la velocidad.

Su discografía es basta pues desde 1997 han creado ritmos de gran adrenalina, tal es el caso de su disco DRIVE, en originalmente fue desarrollado a manera de petición por Nike para tener un conjunto de melodías que pudieran acompañar a los deportistas en sus rutinas de ejercicio, sin embargo, fue tal su popularidad en el mundo automotor que Hollywood logró liberar varios temas para filmes como “Gone in 60 Seconds”.

Su más reciente trabajo deja muy claro que vivir la velocidad es su razón de ser.

Kavinsky

Vincent Belorgey mejor conocido como Kavinsky es un artista de French house que saltó a la fama por el tema “Nightcall” y fue el tema principal de la película “DRIVE” donde toda la trama gira alrededor de un conductor de acrobacias y ladrón que busca redimirse de una vida de crimen a alta velocidad.

Basta ver los videos de Kavinsky para notar su fijación por los autos, principalmente los italianos clásicos, cómo el Ferrari Testarossa de los años 80 que en repetidas ocasiones es el aliado de sus personajes de fantasía.

Si bien su trabajo no es tan amplio es de los pocos artistas que usan a los autos como el motivo principal de su música.

Garbage & Cardigans

Estas dos bandas de rock han colaborado en repetidas ocasiones para formar parte de los soundtracks de videojuegos populares como las primeras ediciones de Gran Turismo, Need for Speed y más, además de que varios de sus integrantes comparten una gran afición por el automovilismo.

Entre sus piezas más emblemáticas se encuentran temas creados exclusivamente con la finalidad correr autos.

Reverend Horton Heat

Esta banda por naturaleza pertenece a un genero que comúnmente es asociado al mundo de los Muscle Cars y Hot Rods, el Psychobilly desde sus inicios ha acompañado las carreras de autos de 1/4 de milla pero probablemente sea este grupo el que más ha abonado para crear una verdadera sensación de velocidad.

Claro su estilo tiene un toque campirano pero no por ello deja de ser realmente emocionante al conducir.

Leer más

Novedades